NOVOCHERKASSK

Este es el nombre que quedó estampado en la Historia y que desmintió rotundamente el mito de que los comunistas están del lado de los Trabajadores, muy por el contrario, están contra ellos. Esa historia es muy semejante a la masacre que Fidel Castro ordenó contra los Trabajadores de la usina termoeléctrica de la Habana en 1959, cuando se declararon en huelga por los despidos arbitrarios del gobierno.

El 2 de junio de 1962, los Trabajadores de la gran fábrica de locomotoras de Novocherkassk, la mayor de la ciudad y de la región, fueron informados, por la mañana, que debido a problemas financieros la dirección de la fábrica aumentaría el precio de sus locomotoras y que el salario de los Trabajadores sería reducido. Los Trabajadores se indignaron y pidieron una reunión inmediatamente con la dirección de la empresa para aclarar el ridículo comunicado de la gerencia. Querían decir a los ejecutivos que aumentar el precio de las locomotoras era un asunto fuera de su competencia, pero que reducir salarios, jamás lo aceptarían, ya que enfrentaban una falta de alimentos, un mercado negro vergonzoso y una inflación galopante con todo tipo de dificultades financieras.

La dirección de la empresa se negó a recibirlos y los mandó a Trabajar normalmente, de lo contrario, serian demitidos y presos acusados de provocadores, revoltosos y vándalos (ya que habían quebrado los vidrios de dos puertas). Las penas serian fuertes y duras, no menos de 10 años de cárcel.

Los Trabajadores se enfurecieron con la actitud de la gerencia y bajaron los brazos en señal de huelga, avisando que no volverían al trabajo a menos que los ejecutivos aceptaran reunirse con ellos.

Moscú fue avisado y Nikita Kruschev envió ese mismo día al jerarca del Comité Central del Partido Comunista Anastas Mikoyan con orden de punir a los huelguistas. Llegando a la ciudad, Anastas Mikoyan hizo una reunión con los directores de la gran fábrica y representantes de los Trabajadores, con la condición que todos fueran miembros del Partido Comunista. También participaron soldados y miembros de la KGB.

La reunión fui pacífica y los representantes de los Trabajadores declararon que no entendían por qué motivo sus camaradas Trabajadores estaban haciendo eso, pero pensaban que algo extraño estaba pasando, ya que algunas compañeras estaban pintando los labios y las uñas, como las mujeres ociosas de occidente. Algunas operarias estaban usando zapatos de taco alto a los domingos y aros en las orejas. Si continuar así, aparecerían usando faldas y vestidos hasta la rodilla de colores provocativos, cualquier día de esos. Sus compañeros trabajadores eran de dos tipos, los de verdad, que trabajaban sin problema sin chistar, sin protestar, y los trabajadores que eran verdaderos vándalos ignorantes que solo trabajaban por dinero.

Cuando el Secretario del PC regional tomó la palabra, dijo que la mitad (50%) de los trabajadores era compuesta de bandidos. Anastas Mikoyan le dijo al General Plyev, presente en la reunión, que usara la fuerza para reprimir el protesto. El General le respondió que la Constitución de la URSS prohibía usar la fuerza contra los Trabajadores. A lo que Mikoyan respondió quien manda aquí es el Partido Comunista, que hizo la revolución, ¿o tiene duda de eso? Y también bloquee la ciudad, nadie entra y nadie sale, ni siquiera noticias.

A la mañana siguiente, 5 mil Trabajadores fueron a la Central del Partido Comunista Regional a pedir ayuda como camaradas y fueron recibidos a tiros por la KGB. Aun así los Trabajadores consiguieron invadir la Central y descubrieron Champagne Francés y Salame húngaro, mientras escaseaban los alimentos en la ciudad.

Hubo 37 muertos (oficialmente 25) y decenas de heridos. Todos los heridos fueron trasladados del hospital para la cárcel. Fueron enviados a 10 años de cárcel en la Siberia. La mitad de ellos eran operarias. La sistemática era la siguiente: eran transferidos para un comité de comunistas que establecía el tipo de delito y acusación por el cual serían juzgados (es decir, primero se arrestaba y después se buscaba el motivo) y luego enviados al tribunal de justicia. 100% de ellos fueron considerados culpados; más de 300 de ellos fueron parar en Siberia.

El toque de queda continuó por días. Se estableció la suspensión de la educación a los parientes de los presos acusados de la revuelta. Como forma de castigar a sus familias también. Decenas de alumnos fueron expulsos de los colegios técnicos y normales, como represalia.

Investigación posterior descubrió que el ejército también tuvo participación en la masacre, ya que sus armas estaban cargadas con munición de verdad. Esto fue desmentido por el ejército que acusó a su enemistad con la KGB el motivo de la acusación – el ejército soviético odiaba a la KGB y viceversa.

La KGB anunció en su defensa, que no había ningún trabajador decente entre los muertos y los prisioneros. Tal era su desprecio por los Trabajadores.

El 1° de febrero de 2008 fui reconocida la masacre como una horrenda agresión contra los Trabajadores, ordenada por el Partido Comunista. Fue erigido un monumento conmemorativo en homenaje a los Trabajadores caídos.

¿¿Qué dicen a esto Teillier, Jadue, Karol Cariola, Camila Vallejos, Naranjo, Hertz, Boric y otros comunistas, marxistas y bolcheviques ??

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: