PURO CHILE

¡¡AVANZAR SIN TRANSAR!!

Este era el lema sustentado por el senador marxista del Partido Socialista de Chile (pro-marxista), Carlos Altamirano de la UP que apoyaba a Allende. Este senador presentaba enormes señales visibles de instabilidad emocional y desequilibrio mental (oligofrenia). Sus seguidores decían que estaba cierto que no había que dialogar con nadie. Que ellos solos decidirían todo. Que el poder de Allende era el mayor “poder popular” que Chile había conocido y por eso no precisaban de dialogo con nadie que no fuera “marxista”. Que Cuba les daba el ejemplo de revolución (lo que comprueba que eran más locos que su propio líder, que huyó de Chile en un barco cubano). A muchos chilenos les gustaba Allende porque tenía un programa de “Socialismo Suave” (que más tarde lo llamó de “Socialismo Moreno” – con empanadas y vino tinto. Cuando comenzó a estatizar las empresas por cualquier motivo, se descubrió lo qué era ese “Socialismo Moreno”: era puro “Socialismo Marxista”). Pensaban que era bueno para Chile (?), pero Allende era Presidente de un país que tenía un “régimen Presidencialista” y poco importaba si seguía o no su programa de gobierno. No había nada ni nadie a quien reclamar. Exigir respeto a sus compromisos, al pueblo, a los Trabajadores. Le daba “poca bola” al Parlamento que reclamaba. En el caso de parlamentarismo, el Parlamento ya lo habría sacado en un año. Pero en un régimen presidencialista, no lo saca nadie “ni a cañones” (pensaban ellos). Cuando Pinochet usó los tanques y los Hawker Hunter para sacar a Allende, muchos UP se dieron cuenta que la política de Carlos Altamirano era un “callejón sin salida”. El imbécil de Carlos Altamirano usaba el slogan de Hitler y Stalin: “avanzar sin dialogar” y eso le costó a Allende el cargo de Presidente. Muchos chilenos se quedaron felices con el golpe militar y pensaron: “la pesadilla acabó”. Mal sabían que la pesadilla apenas había comenzado. Que Pinochet era peor que Allende. Chile no merecía estos dos diabólicos gobernantes, que solo hicieron sufrir al pueblo de Chile. Uno se preocupaba (malamente) con la parte social microeconómica el otro apenas con la parte macroeconómica. Los que pedían un equilibrio, eran ridiculizados por ambos extremos. Como siempre los Trabajadores y nuestras familias “pagamos el pato”, por la mala administración de estos cretinos malvados. ¿Y Ud., qué piensa? ¿La nueva Constitución chilena nos debe proteger de individuos como estos? ¡¡¡OPINE!!!

¿¿UD. SABIA QUE LA FILOSOFÍA DEL “SOCIALISMO DEMOCRÁTICO” EXISTE HACE MÁS DE 200 AÑOS Y ES ANTERIOR AL MARXISMO??

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: