PURO CHILE

CASA PROPIA

Muchas familias chilenas desean fervorosamente tener una casa propia. Entendemos por esto tener un inmueble proprio, una residencia particular propia. En la RFA (República Federal Alemana) se optó por ayudar a los privados, a los particulares. La RDA (ex-Alemania comunista), después de la guerra, enfrentó un enorme déficit de viviendas también. Muy pocos tenían casa propia. Los burócratas de la RDA optaron por construir, con dinero del Estado, grandes edificios de departamentos con un único padrón de 2 piezas. Había un pequeño grupo de edificios que comportaba departamentos con 3 piezas (era muy difícil de conseguir uno). Muchas personas comparaban estos departamentos a los departamentos ofrecidos por el Estado Soviético y los encontraban de mejor calidad y de mejor terminación que los soviéticos. La gran mayoría de las familias Vivian en estos departamentos y les gustaba el precio del arriendo, que era muy bajo. Muchas familias perdían el deseo de tener una casa propia. ¿Para qué? si la que habitaban, estaba muy buena y era barata! (En la RDA los alemanes tenían la mayor cantidad de dinero en cuentas de ahorro de todos los países comunistas del mundo, era una pena: no había nada para gastar ese dinero). Muchos de nosotros nos criamos en Chile en habitaciones, como la “derecha” dice: “en colectivos”, queriéndonos disminuir con eso y vanagloriarse que ellos nacieron y crecieron en “cuna de oro”, viviendo en mansiones y con todo el lujo que el exceso de dinero puede ofrecer. Estos “colectivos” no eran de nosotros, ni de nuestras familias, eran de las instituciones (del Estado) en que trabajaban nuestros padres (Policía Civil, Carabineros, Fuerzas Amadas, etc.). El arriendo era bajo, la mitad del mercado y era descontado del sueldo del funcionario. Pasamos tantos años en estas viviendas sin lujo, pero confortables, que hoy no sentimos necesidad de tener una casa propia, apenas deseamos vivir confortablemente. Algo similar sucedía en la Hungría comunista. Me decían que vivir en una residencia confortable pagando un arriendo muy bajo, era agradable y no se sentía la necesidad de tener una casa propia (nos olvidábamos del antiguo deseo: palabras de una ciudadana húngara). En Chile prevalente 99% de las residencias son propias. Sería interesante que el Estado construyera viviendas no lujosas pero confortables para los chilenos que desean gastar la mitad de lo que gastan hoy en arriendo. Se resuelven dos problemas: se levanta la presión sobre la adquisición de viviendas privadas y se resuelve en parte el problema habitacional de Chile y de los chilenos. No precisamos del marxismo-comunismo ni de una dictadura para hacer esto. Solo de buena voluntad y decisión firme. Qué opina ¿¿Ud.?? ¿Debería la nueva Constitución Chilena tratar este asunto? ¿O debería ser apenas el Parlamento? ¡¡OPINE!!

ESTA ES UNA IDEA QUE ESTÁ EN EL “MANIFIESTO SOCIALISTA DEMOCRÁTICO DE LOS TRABAJADORES NO MARXISTAS”.
(Ver el libro en la íntegra en la Biblioteca Nacional de Chile).

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: