PURO CHILE

EL PADENA

Estábamos desde el inicio formando el gobierno de la UP con Allende. El PADENA había decidido apoyar las reformas del programa de Unidad Popular. Lo acompañamos durante toda su campaña y colaboramos para su triunfo (a pesar que el PADENA tenía más de 40% de partidarios de Radomiro Tomic). Nos daba un poco de asco estar en el mismo conglomerado de los comunistas. Principalmente a los que habíamos entrado al PADENA vía el Socialismo Democrático del ex diputado del Partido Socialista Juan Florencio Galleguillos Vera. Temíamos la acción del Imperialismo Marxista. Nos decían que estábamos “juntos pero no mezclados” con ellos. Al poco tiempo se vio que Allende era manipulado por los “amigos marxistas y pro-marxistas” (había hasta una milicia llamada de GAP). El colmo fue cuando comenzó a “expropiar empresas” que comenzaron a funcionar peor que antes. Se expropiaba por cualquier motivo, eso no era importante. Los dueños, los propietarios huían (muchos de ellos con una mano atrás y otra en la frente). La inflación estaba galopante. Los marxistas decían que la inflación era apenas una cuestión de números. Ellos andaban en autos nuevos (Fiat 1500), decían que el pueblo (los Trabajadores) no precisaba de autos. Yo recibí una Renoleta nuevita con bencina pagada. Muchos de nosotros fuimos nombrados “interventores” de empresas expropiadas. Vimos cómo era por dentro el caos instalado. Cuando nos quejábamos en el Ministerio sobre lo que sucedía, nos decían que el problema mayor era “derrotar a los momios” (¿Y Chile? ¡¡PLOP!!). Cuando el Padena se retiró del gobierno de Allende, fue como sacarse un puñal del pecho. Fue un alivio. El PADENA decidió quedarse NEUTRO. Era una estupidez porque 90% de los Padenistas queríamos luchar contra un gobierno de locos que destruía el país y arrastraba los Trabajadores para un precipicio. Cuando solicitamos denunciar al gobierno de Allende por “ilegal” (no olvidar que Allende fue elegido por menos del 50% de los chilenos), nos dijeron que habían “subterfugios” que lo protegían e impedían su denuncia. Cuando solicitamos un plebiscito, nos dijeron que Allende había aceptado y aún más propondría un plebiscito para disolver el Parlamento también. Ahí vino Pinochet con el golpe militar y aunque nos alegramos no sabíamos que aquel “Mefistófeles” no era un “salvador” sino que un “sinverguenza y canalla perverso” peor que Allende (relato de un chileno participante de los acontecimientos). ¿¿EN UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, CÓMO PODEMOS COLOCAR UNA PROTECCIÓN PARA QUE ESTO NO SUCEDA MÁS?? ¡¡Ayude!!

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: