PURO CHILE

PARA INGLÉS VER

Se decía así en Brasil cuando se hacían buenos caminos y lindas obras para que fueran mostrados a los extranjeros para ver como era buena la dictadura militar. El gobierno cubano ha mandado levantar una casa humilde de madera que se vino abajo con los temporales y que viven una anciana y su hijo, campesino, y lo divulgan en forma pomposa. Ana León escribió un artigo a respecto. Abajo, transcribimos os comentarios de un lector:

“Magnífico artículo sobre un incidente que, en su momento, llamó la atención de muchos. Creo que en aquella ocasión fui menos benévolo en mis comentarios que Ana León, pues dirigí mis baterías contra el hijo “maravillado”, recomendando un par de planazos para alguien que, después de vivir seis décadas en el mismo lugar, sin aparentemente mover un dedo para mejorar las condiciones de la autora de sus días, se prestaba a alabar la magnanimidad de una Revolución que los tenía comiendo tierra. También indiqué que a lo mejor la anciana, en su juventud, participara en el Comité del barrio, pues realmente es notable que los mayimbes del área la hayan escogido a ella para resolverle la situación, después que los eventos de julio 11 los forzaran a demostrar, a toda velocidad, el buen corazón que siempre han tenido, pero que por culpa del embargo, no pueden hacerlo con la frecuencia que quisieran

Es cierto que Fidel Castro usó la situación de los guajiros (por medio de un par de fotografías en blanco y negro de familias destituidas) para levantar la ira de las masas contra cualquier régimen que hubiera gobernado la isla antes de su llegada al puente de mando. Nunca aclaro el estafador mayor que la pobreza, por muy abyecta que sea, no es un salpullido para el que no hay cura. Si se trabaja con dedicación, disciplina y ahorro es, eventualmente, vencible. Pero ese es un punto de vista que él y la mayoría de los líderes iluminados que poseemos en América Latina se han empecinado en no reconocer y por lo tanto, absuelven a indolentes e indisciplinados por carecer de lo esencial. Realmente, el ignorar esa condición humana les es extremadamente rentable.

El cuatrero en jefe (FIDEL CASTRO) convenció a media Cuba que era honorable y justo el quitarle sus pertenencias a la otra mitad, que él sería el jefe repartidor y que todo el que lo apoyara sería recompensado. Esa relación incestuosa ha resultado letal para todos los cubanos.”

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: