PURO CHILE

QUERIA SER, PERO NO SOY (LOS INCONSECUENTES)

Muchas personas se dicen demócratas, pero votan por los totalitarios (fascistas y marxistas). Muchas están contra el capitalismo, pero no están a favor de la dictadura del capital 100% en manos del Estado. Muchas se destacan en elogios a Cuba, pero mandan sus hijos a Estados Unidos. Muchas se dicen marxistas, pero, cuando la cosa aprieta, buscan asilo en países no comunistas. Muchas se declaran en contra del régimen Democrático, pero cuando encuentran buen trabajo con buen sueldo y comienzan a disfrutar las delicias del régimen, se olvidan de lo que dijeron, aunque dicen que mantienen sus principios.

Pura hipocresía, basta ver cómo se comportan. Hay diputadas del Partido Comunista que compran autos de lujo al más puro estilo capitalista. El poeta comunista premio Nobel de Literatura confesó haber violado a una trabajadora indefensa en Singapur en su juventud. Él es un clásico ejemplo de este tipo de persona, pues le gustaba vivir como un buen capitalista, tenía tres casas, era un “bon vivant”, comía de lo bueno y lo mejor. También fue un mal padre, al separarse de su primera esposa y de su hija de dos años; nunca ayudó a pesar que era una niña enferma, la que murió a los 8 años. Pero decía que estaba al lado de los Trabajadores. No podemos negar que hacía buenas poesías. Pero jamás marcó una tarjeta de control como nosotros. (Al Capone también hacia cosas buenas, daba mucho dinero para la caridad; pero no era un buen tipo…).

Estas personas vociferan contra la Democracia, pero se niegan a vivir en Cuba. Porque saben que la isla es la “isla del hambre”, bajo una horrorosa dictadura totalitaria contra nosotros los Trabajadores y los Demócratas oprimidos. Estas personas, que son de la boca para afuera una cosa y para adentro son otra cosa, los llamamos de HIPÓCRITAS e INCONSECUENTES políticos. Son los que dicen: “haga lo que digo, pero no haga lo que yo hago”. Normalmente son confundidos con los “tontos útiles”, pero son diferentes.

Será difícil poder evitar que sigan influyendo en nuestra política. ¿Cómo evitar que nos engañen al redactar la nueva Constitución? De ambos lados se muestran como falsos corderos para aprovecharse desde sus cargos cuando ocupan el poder.

¿Y Ud., qué piensa? OPINE. Es su derecho.

LOS TRABAJADORES “SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS” TENEMOS ODIO Y ASCO A TODAS LAS DICTADURAS. La Democracia reconoce como sagrado el derecho de todos los pueblos a escoger libremente a sus gobernantes entre los partidos políticos de su predilección. Los Trabajadores queremos que este derecho jamás nos sea quitado, violado o sustituido”. (Traducido del portugués: “DEMOCRACIA E TOTALITARISMO – Reflexões”, Rio de Janeiro: Ed. Agel – 1985, por Sergio Raúl Menares Becker).

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: