SALUD PÚBLICA

En Brasil, igual que en Cuba, existe la salud pública gratuita para todos (TODOS) los necesitados de ella, pero también existe la salud privada colectiva y cooperativa, además de la salud particular. En total, son 3 tipos diferentes de usar los sistemas de salud según sea la preferencia y capacidad financiera del usuario. A seguir, relato el siguiente caso real que me tocó vivir en Brasil.

Hace 25 años, mi mujer y yo fuimos acometidos por raros síntomas de fiebre con dolor de cabeza enormes. Fuimos al médico de nuestro plano de salud cooperativo el cual nos indicó que debía ser una infección estomacal debido al asado de carne de cerdo mal asada que habíamos participado la semana anterior. Nos recetó antibióticos y nos despachó para casa.

Como los síntomas no pasaban, pensé que médicos de Salud pública podrían descubrir lo que teníamos, pues el dolor de cabeza no pasaba de forma alguna, dejando a mi mujer en cama en pésimo estado y yo mal me podía mantener en pie. Pensé que podía ser Dengue o algún otro problema similar como Tchikunguña.

Conseguimos rápidamente una consulta al médico porque nuestro caso era emergencia. El médico nos atendió en forma muy dedicada y dijo que realmente parecía Dengue con Tchikunguña, pero presentaba una variación extraña, pues el bazo estaba muy dilatado. Pidió a la enfermera que sacara inmediatamente muestras de sangre para análisis urgente en el laboratorio público. Así fue hecho.

Una semana después los resultados no estaban prontos y nosotros seguíamos mal. La segunda semana nos dijeron que debíamos esperar, pues el laboratorio estaba lleno de pedidos y no tenía previsión para entregar los resultados.

Como la situación era casi insoportable y parecía que cada día era peor, procuré un especialista particular perito en infecciones. Raspé la libreta de ahorros y allá fuimos. Nos atendió en la antesala de la escuela de medicina donde era profesor. Llamó un colega y después de 10 minutos decidieron pedir dos exámenes específicos: Rotavirus y TOXOPLASMOSIS. Escogieron el laboratorio y pidieron resultados en 24 horas. Así lo hicimos y al día siguiente volvimos al médico que ya tenía los resultados en la mano: TOXOPLASMOSIS AGUDA.

Fuimos medicados con el único remedio que había específico para eso y nos salvamos de quedar ciegos (cosa común con esta enfermedad).

Cada año vuelvo al centro de salud público para ver si los resultados del laboratorio público ya salieron. La respuesta es siempre la misma. El laboratorio está llenos de servicio sin previsión de entregar el resultado. Ya se han pasado 25 años y aún tengo esperanzas que algún día entreguen los resultados…

Sergio Becker

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: