PURO CHILE

AGUA Y ACEITE

Todos sabemos que el agua no se mezcla con el aceite. Por más que se agite el agua con el aceite y formen un líquido homogéneo, apenas va a durar algunos segundos y comenzará rápidamente a separarse. Sin embargo con este aceite se puede preparar una emulsión con huevo que va a formar una agradable mayonesa que va a durar mucho tiempo y será estable. El Socialismo Democrático de la misma forma no se mezcla con el marxismo-comunismo. Las mezclas (alianzas) de Socialismo Democrático con pro-marxistas, pro-comunistas y tontos útiles tampoco resultan. Sin embargo, mucho depende de los otros compañeros y de las circunstancias en que se encuentre la ocasión.

Durante la guerra civil que se desató en Rusia después del golpe de Estado bolchevique, los Socialistas Revolucionarios – organización originaria de los Socialistas Democráticos – estuvieron junto a los bolcheviques en la toma del poder. Convencionaron de llamar a la Asamblea Constituyente que ya estaba planificada y definida por la Duma. Esta Asamblea redactaría una nueva Constitución de cuño Democrático, lo que con toda seguridad crearía una República Rusa Democrática en los moldes occidentales. Los delegados ya estaban todos elegidos por voto popular. Cuando Lenin se dio cuenta que los delegados bolcheviques eran minoría, previó que sería una Constitución Democrática y no Socialista Marxista, como él quería. Decidió, entonces, “cancelar” la Asamblea sin fecha para reunirla. Los Socialistas Revolucionarios protestaron enérgicamente y acusaron a Lenin de instalar una dictadura (era obvio que ya era una dictadura, pues la Duma también había sido disuelta y los miembros de los Partidos Democráticos habían sido presos).

Los Socialistas Revolucionarios dieron un plazo de 24 horas para que Lenin diera vuelta atrás, el cual los mandó a “comer pasto”. Los Socialistas Revolucionarios con la ayuda del Regimiento de la Fortaleza de Kronstad se sublevaron y exigieron la salida de Lenin y la llamada de inmediato de la Asamblea Constituyente para hacer una Carta Magna Republicana y Democrática. Lenin mandó dos regimientos y miles de voluntarios atacar la fortaleza. A los pocos días, los atacantes tomaron la fortaleza y los Socialistas Revolucionarios huyeron para Finlandia. Miles y miles de Socialistas Revolucionarios de Rusia fueron expurgados.

Una Socialista Democrática de nombre Fanny Kaplan le dio un tiro en la mandíbula a Lenin y casi lo mató, por haber cancelado la Asamblea. Los bolcheviques la torturaron para que confesara que lo había hecho a mando de los alemanes o del Zar, lo que se negó a hacerlo. Fue asesinada al día siguiente por los comunistas. Al año siguiente, los Socialistas Revolucionarios decidieron cambiar su nombre para Socialistas Democráticos, y se fueron esparciendo por los países Bálticos de Noruega, Suecia, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Lituania, Letonia y Polonia. En estos países fueron acogidos de buen grado por los Partidos de la Social Democracia, con los cuales tenían una buena afinidad de puntos en común  y hasta ahora forman una fuerte corriente ideológica dentro de ellos, en mayor o menor grado.

Muchos politólogos piensan que esta unión amalgamada homogénea (como si fuera una mayonesa) del Socialismo Democrático – menor pero de fuerte ideología – con la Social Democracia permitió formar una pared de protección contra el comunismo en toda Europa occidental. Por este motivo, Stalin odiaba a los socialdemócratas y llamaba a los Socialistas Democráticos como la “lengua venenosa” de la Social Democracia, que engañaba a los Trabajadores y a la propia, la llamaba de “Social Traidores”.

Ya en América del Sur y en África, donde varios Partidos Social Demócratas se formaron, no había esta divergencia que existe hasta ahora en Europa, entre los Social Demócratas y los comunistas. Muchos de ellos enamoran (y hasta hacen alianzas fuertes) con los comunistas (Chile es uno de esos países). Es como la unión con la araña viuda negra. Enamoran, enamoran, pero después son comidos por ella. Es por todos conocido como los socialdemócratas de Centro-América ayudaron a Fidel Castro con dinero (mucho dinero) para financiar su aventura a Sierra Maestra en Cuba y derribar al negro (mulato) Fulgencio Batista. Los socialdemócratas de Centro-América ni fueron recibidos por Fidel Castro en Habana, después, ni para decirles “muchas gracias”. Muy al contrario, mandó todos los socialdemócratas de Cuba para la cárcel.

De nada adelantaron las súplicas de sus antiguos financistas “ad honoren” para que libertara a los Demócratas, muchos de los cuales fueron directo al “paredón” y fusilados por no se unir a los barbudos en la Sierra Maestra. Por esta razón, los Socialistas Democráticos podemos hacer una buena mayonesa con la Social Democracia (antimarxista), pero no una mezcla (alianza) con los comunistas, marxistas, pro-comunistas, pro-marxistas, tontos útiles, etc. ¡Esto JAMÁS!

EVANGELIO SOCIALISTA DEMOCRÁTICO: “AYUDA AL QUE TIENE MENOS QUE TU”. -§- EVANGELIO MARXISTA-COMUNISTA: “ODIA AL QUE TIENE MAS QUE TU”.

www.socialismodemocratico.info

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: