PURO CHILE

VENEZUELA LINDA

Conocí Venezuela hace muchos años atrás. Respiraba progreso y dinamismo. Se notaba que la Capital Caracas tenía de todo lo que un ser humano podía desear que su ciudad tuviese. Lo único extraño era que las casas no tenian números. Cómo entregaban en correos la correspondencia, era un misterio. El metro era lindo. No faltaba nada.

Había una cosa preocupante, la pobreza y la delincuencia. Cuando terminé el curso en la Universidad Central de Caracas, sufrí un robo que me dejó sin dinero. Tuve que pedir un préstamo, que pagué llegando a mi casa en Brasil, donde vivía. Pero aun así, Caracas y Venezuela me gustaron. Venezuela era linda. Había plena libertad para todo. Ni se pensaba que un loco como Chávez aparecería en el espectro político del país con su “socialismo del siglo XXI” (que es puro marxismo, dictadura de idolatría a Cuba). Hoy, gobernado por Maduro, un dictador sucesor de Chávez y peor que él, el país no es ni la sombra de lo que fue. Era una floreciente democracia americana, con defectos como todas las Democracias, pero nada que no pudiera ser arreglado y mejorado en Democracia.

Los malditos que gobiernan dictatorialmente el país controlan con mano de fierro todos los poderes de la nación Venezolana: el Ejecutivo (un Presidente elegido fraudulentamente en que la oposición no participó por falta de garantías), un Poder Judicial (nombrado y controlado por Maduro), un Poder Defensivo (FFAA controladas por el dictador y sus seguidores marxistas), un Controlador (nombrado por Maduro y fiscalizado por él) y finalmente un Poder Legislativo (Asamblea Nacional) que Maduro no le hace caso en nada y, muy por el contrario, creó una Asamblea Constitucional para modificar la Constitución de Chávez en forma totalmente ilegal. En fin, es una DICTADURA, cuyos líderes deberán sentarse en la banca de los reos cuando llegue la DEMOCRACIA. La propia Sra. Bachelet de la ONU, una conocida marxista, reconoce que Maduro no respeta a nadie en Venezuela, mucho menos a los que son opositores a Maduro. En lugar de dar trabajo y buen sueldo a los Trabajadores de Venezuela, les da una ración de comida que no alcanza para llegar al final del mes. Si diera Trabajo, todos los Trabajadores podrían comprar sus alimentos y no sería preciso que los marxistas les dieran comida. “Es preferible enseñar a pescar en lugar de dar un pescado”.

¿Quiere una nueva Constitución para evitar una Venezuela en Chile? Entonces vote APRUEBO y coloquemos a “ellos” donde ellos nos colocan en Cuba.

“No existe pueblo, sobre la Tierra, que sea tan incivilizado o idiota de elegir, libre, voluntaria y democráticamente un gobierno dictatorial para gobernarlo”. (Traducción de “DEMOCRACIA E TOTALITARISMO – Reflexõe“). Rio de Janeiro: Ed. Agel, 1985, por Sergio Menares Becker.

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: