PURO CHILE

LA INMORALIDAD POLÍTICA

Muchas personas detestan la política porque la encuentran una actividad sucia e inmoral. No las culpamos por esta opinión de su percepción, aunque la encontremos un poco exagerada. Evidentemente que hay situaciones que se encajan en la inmoralidad, tanto de la derecha como de la izquierda. Lo peor de todo es que estas inmoralidades las encuentren perfectamente normal, sobre todo, los partidarios de los extremos políticos, como el fascismo y el comunismo.

Recientemente hemos visto que el Presidente de Bolivia, Luis Arce, ha ordenado el arresto de la ex-Presidenta Jeanine Añez por sospecha de golpe de Estado contra el ex-Presidente Evo Morales.

Esa ridícula acusación carece de todo fundamento, a no ser por una venganza de Evo Morales y los marxistas del MAS contra la que fue vice-presidenta del Parlamento y que asumió la presidencia del país en forma totalmente constitucional, cuando Evo Morales renunció y huyó del país.

El propio canalla que hoy es Presidente de Bolivia, Luis Arce, reconoció en la TV que Jeanine Añez era una Presidenta interina constitucional. Yo lo vi y por eso soy testigo de eso.

Jeanine Añez dirigió a Bolivia en forma democrática y no mandó a la cárcel a nadie, ni al proprio Evo Morales, que tiene muchos motivos para estar atrás de las rejas, siendo el principal, el de haber faltado con respeto al plebiscito que le impedía un tercer mandato y, con eso, haber faltado el respeto a uno de los más sagrados principios de la democracia, que es la temporalidad del poder, la rotación de la autoridad, la oxigenación del poder y evitar las costras políticas, como decía el socialista democrático de Leonel Brizola del Brasil.

No hay duda que los jueces que ordenaron la prisión de la ex-presidenta deberán ser procesados por sumisión a los marxistas del MAS y ordenar prisiones en forma ilegal. Al final, son jueces nombrados por los comunistas del MAS de Evo Morales. Nada bueno se puede esperar de esos miserables parciales.

Es una inmoralidad del tamaño de un elefante, el hecho de que el actual presidente Luis Arce haya declarado que la ex-Presidenta de Bolivia Jeanine Añez era una “Presidente interina constitucional 100% legal” (menos de un año atrás) y ahora la mande encarcelar por “golpista”.

La propia Jeanine Añez fue una pieza importante en la seguridad de ser Presidente de Bolivia de este canalla que fue ministro de economía del indio que quería ser Presidente perpetuo de Bolivia. Fue la garantía de un proceso Democrático limpio y honesto que le dio la victoria a la oposición y a este “empleado de Evo” al servicio del imperialismo marxista.

Lo que está haciendo el canalla de Luis Arce muestra como son canallas los marxistas. Cuando están fuera del poder, dicen una cosa, pero cuando asumen el poder, hacen otra cosa, generalmente una inmoralidad de todo punto de vista.

Por eso jamás se puede confiar en un comunista. Por eso muchos dicen:

“Comunista bueno, es aquel que está en la cárcel y tiene que quedarse allí para que continúe bueno”.

Inmoral será siempre, adentro o afuera de la cárcel.

Chile está haciendo una nueva Constitución, ¿cómo podríamos colocar en ella restricciones para que esto no suceda nunca en Chile (inmoralidades políticas)?

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: