PURO CHILE

LA OPORTUNIDAD PERDIDA

En la última elección presidencial en la cual fue elegido Salvador Allende, hubo una oportunidad real que fue perdida por todos nosotros. Antes de apoyar la candidatura de Allende, el PADENA (Pan Sin Cadenas) hizo una extensa discusión interna de cuál candidato apoyar. La mayoría decidió por Allende. Poco menos fueron los que se manifestaron por Radomiro Tomic y menos aun los que manifestaron su preferencia por Don Jorge Alessandri. El PADENA decidió apoyar Allende y éste se quedó muy contento con este apoyo, a pesar de recibir el apoyo de un partido minúsculo.

¿Por qué apoyar Allende? El PADENA se decidió por Allende por un asunto a ser resuelto que afligía Chile hace decenas de años: la concentración del poder económico en manos de unos pocos. Allende prometía la distribución de esta riqueza concentrada en manos de una minoría para distribuirla mejor entre los más necesitados. No se nos pasaba por la cabeza que eliminar la pobreza necesariamente exigía la destrucción (según los allendistas) de los que más tenían, y hacerlo provocando el desequilibrio y el caos económico y social. Muy por el contrario, los del PADENA no odiábamos a los ricos, pero si odiábamos la pobreza y la injusticia social. Quien odiaba a los ricos, eran los marxistas y los comunistas (y sus aliados vasallos pro marxistas, procomunistas y tontos útiles, mismo que se dijeran demócratas como el Partido Radical y la Izquierda Cristiana).

Cuando Allende obtuvo la mayoría de los votos (pero menos que 40% del total) y Don Jorge Alessandri salió segundo, el Presidente tendría que ser proclamado de entre las dos mayorías obtenidas, es decir, entre Allende y Jorge Alessandri por el Parlamento, como establecía la Constitución “chueca” de esa época y que Eduardo Frei había mantenido y nada hecho para cambiarla o mejorarla. Don Jorge Alessandri emitió una declaración sorprendente que hoy la llamamos la “oportunidad perdida”. Dijo que si, el Parlamento lo escogía a él, él no aceptaría el cargo y renunciaría. Después de eso, habría que hacer una nueva elección como establecía la Constitución para elegir al nuevo Presidente de Chile. El Parlamento de mayoría de tontos útiles prefirió elegir a Allende después de un pacto en el cual Allende se comprometía a no comunizar Chile. La derecha dijo que era lo mismo que la “zorra firmara un papel en que se comprometía a transformarse en vegetariana” (¿Se acuerdan del pacto Hitler-Stalin?).  Allende así lo entendió. Firmó y fue elegido Presidente por el Parlamento chileno, a pesar de no ser de la preferencia de la mayoría de los chilenos.

Allende hizo un gobierno nefasto. Lleno de subterfugios legales y absurdos. Los alimentos fueron rebajados de precios y estos fueron controlados. Los alimentos desaparecieron de los almacenes y aparecieron en el mercado negro. Apareció en todo lugar el “hambre”, más aun entre los Trabajadores pobres y sus familias. Los Trabajadores comenzaron a sentir odio de Allende y su gobierno. Allende ni se importaba con eso. Cuando las FFAA lo derrumbaron, nos quedamos felices, pero no sabíamos que nos salvaron del Infierno para meternos en el Purgatorio. El General Leight miembro de la junta militar y un hombre 100% ético, dijo que los militares estarían poco tiempo en el poder, talvez menos de un año, lo suficiente para limpiar el país del cáncer comunista. Pinochet lo echó a patadas y se quedó como dictador en el poder por muchos anos. Quien pagó el pato fuimos los Trabajadores y la Democracia. Pinochet dijo que los civiles no valíamos nada. Moral de la historia, es peligroso llamar o pedir a los militares que nos ayuden, pues puede aparecer un nuevo Pinochet, que hizo una cosa buena: nos salvó del comunismo, pero también hizo una cosa mala: instaló una feroz dictadura sin Democracia.

Apareció en las redes sociales:

“La falta de importancia y otra larga lista de virtudes que usted no tiene, Elisa Loncon, nada tiene que ver con su raza o su clase (apenas con su falta de capacidad y su falta de competencia), es más UD. pertenece a una casta política muy bien pagada.  Llevan más de 2 meses y lo único que han hecho es pifiar el himno nacional (orgullo de los chilenos), subirse el sueldo (sinvergüenzas) y mentir”.

https://socialismodemocratico.info

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: