PURO CHILE

UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

¿Por qué hacer una nueva Constitución en Chile? Esta pregunta se la hacen muchos chilenos que están todavía en una gran duda, si vale la pena hacer una nueva Constitución o dejar la misma como está. Los que les fue bien en su vida usando la Constitución de Pinochet y poco le importan las injusticias que carga, no desean alterar la actual. Piensan que con una nueva Carta Magna no les irá tan bien como ahora. A muchos otros les molesta, no solo las injusticias que carga la actual Carta Fundamental, sino que, sobre todo, que fue hecha por orden de Pinochet. Este dictador, que en un comienzo fingió ser un “salvador de la Patria”, por salvar al país de caer en las garras del marxismo-comunismo, a los pocos días mostraba su cara verdadera y las uñas, de quien se presentó como oveja salvadora, pero que realmente era un lobo salvaje. Era un hipócrita y un cínico de marca mayor. Decepcionó a la mayoría de los chilenos. Fuimos engañados igual que con el anterior, aquel que nos ofreció una “revolución con empanadas y vino tinto”, aunque él solo bebía whisky Chivas Regal de 20 años. Uno que no supo liderar y controlar a los extremistas, que pasaron sobre él, arrastrando al pueblo a una historia de sangre. Para muchos fue una decepción amarga, como lo fue aquel mentiroso e inescrupuloso que entró en la Habana, arriba de un tanque en 1958 y decía: “No tengan miedo de mí, soy un cristiano y un Demócrata como Uds.”.

Para los extremistas de la Derecha, que la Constitución haya sido hecha por Pinochet es apenas un detalle insignificante. Para ellos también lo es la cesantía, la pobreza, la falta de habitación, la falta de oportunidades, la educación y salud pública pagadas. Los Partidos marxistas aprovecharon el “río revuelto” y con los partidos de centro entraron en ese juego, con políticos pagados con sueldos millonarios y formando empresas, que han hecho fortunas lucrando con la educación y otros bienes públicos. En tanto, los Trabajadores no ganan como para llevar una vida decente, al haber perdido sus derechos laborales.

Para otros, es un detalle que los Trabajadores queremos vivir en un país libre, con libertad para pensar, queremos vivir en un país con muchos partidos políticos, queremos eliminar la cesantía, queremos sueldos decentes, no queremos pagar a nuestros médicos y profesores 20 dólares por mes como en Cuba, queremos libertad para protestar, para pensar y divulgar nuestras ideas. Queremos “PAN SIN CADENAS”. NO queremos Totalitarios en los futuros gobiernos, para ellos somos apenas “Lumpen”. Queremos DIGNIDAD para todos los chilenos y chilenas, los niños, los jubilados, los estudiantes, etc. Queremos una verdadera Democracia.

¿Quiénes somos nosotros? Somos los TRABAJADORES NO MARXISTAS SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS. QUEREMOS UNA NUEVA CONSTITUCIÓN DE ÍNDOLE SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA.

Deja un comentario

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: